Seleccionar página

Joan Lascorz, la épica de un héroe

Joan Lascorz, la épica de un héroe

El primer tetrapléjico en afrontar el rally más duro del mundo termina dentro del top10 de la categoría SSV T4.

Dakar END

Joan Lascorz, junto con su copiloto Miguel Puertas y todo el equipo Buggy Masters Team, ha culminado su actuación en el Dakar 2022 finalizando en la 9º posición de la clasificación en la categoría Side-by-side (SSV T4).

El rally ha concluido hoy en la ciudad saudí de Jeddah, el mismo punto de inicio desde donde Lascorz partía para convertirse en el primer tetrapléjico que disputaba el Dakar. De esta manera, se convierte también en el primero en terminarlo, además de hacerlo dentro de los diez mejores clasificados de una de las categorías del rally.

La etapa del día, de 680 kilómetros, disponía de 164 kilómetros de especial cronometrada. Joan Lascorz y Miguel Puertas afrontaban este último reto con media hora de ventaja en la general respecto a su más inmediato perseguidor. Esto les ha permitido evitar riesgos innecesarios en el día de hoy, finalizando en 27º lugar de la especial. Al cruzar meta, Lascorz-Puertas certificaban la novena posición de SSV T4.

Durante las doce etapas y catorce días de rally, Joan ha luchado para entrar entre los quince primeros clasificados de cada jornada. Lascorz-Puertas han evitado errores y fallos mecánicos: no han sufrido ningún pinchazo o rotura (como las delicadas correas de transmisión en los buggys) durante todo el rally. Esta consistencia les ha permitido ir subiendo plazas en la general a medida que avanzaba el rally hasta la novena posición final.

Es una proeza que Joan ha logrado pilotando en su buggy adaptado por Guidosimplex, con una sola mano al volante y la otra en el puño del gas durante 8.000 kilómetros. Ni una infección de orina ni las frías noches del desierto, que condicionaban el descanso de Joan debido a sus problemas de termorregulación, han parado a ‘Jumbo’ Lascorz.

Esta tarde, a las 20.00 hora saudí (UTC+3), el buggy #447 asistirá al podio final dónde se le hará entrega del tuareg que le acreditará como finisher del rally más duro del mundo.

Joan Lascorz: ¡Aquí estamos, en Jeddah! Hemos llegado al final del Dakar. Agradecer a toda la gente que ha habido detrás, que nos han ayudado: muchísimas gracias a todos, sin todos vosotros no hubiera sido posible.

Ha sido un Dakar muy duro. No solo para mi: la gente que ha hecho varios ‘dakares’ me ha comentado que este ha sido bastante duro. He sufrido mucho estos días. Cuando me subía la fiebre pensaba que me recuperaría al día siguiente, cada vez que me iba a dormir pensaba que me levantaría mejor, pero los kilómetros se iban acumulando en mi cuerpo y cada mañana que me despertaba estaba más cansado y fatigado. Pero junto a Miguel (Puertas) hemos pilotado bien hasta el final, día tras día sin cometer errores. El buggy ha funcionado de maravilla. Agradecer al equipo técnico del Buggy Masters Team su trabajo. Hemos pasado el Dakar sin pinchar una sola rueda, sin romper ninguna correa (de transmisión), Miguel no ha tenido que coger la pala para sacarnos de una duna, no nos hemos quedado atascados en ninguna…

El resumen es que ¡necesito un poco de silencio en mi cabeza! Llevamos unos días de motores, ruido, generadores, compresores, radiales, gente trabajando día y noche… se acumula en la cabeza. No ha habido descanso en medio mes ni de un minuto. Agradecerle a todos el poder estar aquí y haber hecho este sueño realidad.

Me he visto menos competitivo de lo que pensaba, porque cuanto más fatigado estaba, menos me funcionaba el cuerpo, pero mi mente quería. Aparte, a nivel de puesta a punto del buggy no he conseguido ir cómodo. Creo que me he pasado de duro (con las suspensiones), pero por no querer tocar y por las referencias que tengo de las carreras del Campeonato de España y no querer equivocarme, no me he atrevido a ir aflojando suspensiones y creo que me he pasado de duro y mi cuerpo lo ha notado.

Pero, ¡aquí estamos! Reto conseguido: Dakar acabado. Sin entrenar, sin conocer el vehículo, llevaba dos años sin competir y aquí estamos, en la línea de meta, ¡hemos llegado al podio final!

Fuente: Prensa Joan Lascorz

Sobre el Autor